martes, 21 de agosto de 2007

Objetos o artefactos fuera de lugar

saludos a todos los lectores y lectoras de este pequeño espacio virtual, en esta edición así como en futuras secuelas estaremos hablando de un tema bastante interesante, como lo són los denominados artefactos fuera de lugar o en ingles OOPART(Out Of Place Artifact), se tratan de objetos que han sido encontrados en sitios donde no han debido ser encontrados dadas sus características especiales, no se confunda querido lector, existen algunas personas que se dan la mala tarea de hacerle al investigador científico gastar su tiempo para luego descubrir que el objeto en cuestión era un fraude, sin embargo queridos lectores existen muchos de ellos que representan la mayoría de los que se creen que son fraudes que son totalmente verídicos y ciertos, bueno queridos lectores, a continuación les expongo el tema, uds. expongan sus comentarios o teorias:

http://es.wikipedia.org/wiki/Mecanismo_de_Antiquitera

Es uno de los primeros mecanismos de engranajes conocido, y se diseñó para seguir el movimiento de los cuerpos celestes. De acuerdo con las reconstrucciones realizadas, se trata de un mecanismo que usa engranajes diferenciales, lo cual es sorprendente dado que los primeros casos conocidos hasta su descubrimiento son del siglo XVI. Por eso se suele considerar como un oopart.

De acuerdo con los estudios iniciales llevados a cabo por Derek Price, historiador de la Universidad de Yale, el dispositivo era una computadora astronómica capaz de predecir las posiciones del Sol y de la Luna en el zodíaco, aunque estudios posteriores sugieren que el dispositivo era bastante más "inteligente".

Empleando técnicas de tomografía lineal, Michael Wright, especialista en ingeniería mecánica del Museo de Ciencia de Londres, ha realizado un nuevo estudio del artefacto. Wright ha encontrado pruebas de que el mecanismo de Anticitera podía reproducir los movimientos del Sol y la Luna con exactitud, empleando un modelo epicíclico ideado por Hiparco, y de planetas como Mercurio y Venus, empleando un modelo elíptico derivado de Apolonio de Perga.

No obstante, se sospecha que parte del mecanismo podría haberse perdido, y que estos engranajes adicionales podrían haber representado los movimientos de los otros tres planetas conocidos en la época: Marte, Júpiter y Saturno. Es decir, que habría predicho, con un grado más que respetable de certeza, las posiciones de todos los cuerpos celestes conocidos en la época.

Estructura del mecanismo de Anticitera.
Estructura del mecanismo de Anticitera.

Proyecto de investigación Antikythera

El proyecto de investigación Antikythera, un equipo internacional de científicos con miembros de la Universidad de Cardiff (M. Edmunds, T. Freeth), Universidad de Atenas (X. Moussas. I. Bitsakis) y la Universidad de Tesalónica (J S Seiradakis), en colaboración con el Museo Arqueológico de Atenas (E.Magkou, M. Zafeiropoulou) y la Institución Cultural del Banco de Grecia (A. Tselikas), usando técnicas desarrolladas por HP (T. Malzbender) y X-tex (R. Hudland) para el estudio del mecanismo de Antikythera, desarrolló una fotografía 3D basándose en tomografía computerizada de alta resolución. El resultado fue que se trata de una computadora astronómica que predice la posición del sol y la luna en el cielo. El artefacto muestra las fases de la luna en cada mes utilizando el modelo de Hiparco. Tiene dos escalas en espiral que cubren el ciclo Callippic (Cuatro ciclos Meton, 4x19 años) y el ciclo de Exeligmos (3 ciclos Saros , 3x18 años), prediciendo los eclipses de sol y luna. El mecanismo es aún más sofisticado de lo que se creía, con un inmenso nivel de ingenio en su diseño. Gracias a las técnicas actuales, se ha podido leer el manual de dicho aparato. Basados en la forma de las letras griegas (H. Kritzas) se estableció el año de construcción del mecanismo, 150 al 100 a.c., más antiguo de lo que se estimaba. El manual (Codex Antikytheriansis) oculto durante 21 siglos, contiene instrucciones sobre cómo utilizar la computadora astronómica y hace referencias a movimientos planetarios y dos nombres geográficos: Hispania y Pharos. La existencia en el manual del nombre Hispania (ΙΣΠΑΝΙΑ, cuya transcripción es ISPANIA) nos hace pensar que es unos 50 años más antiguo. Parece que los nombres señalan los extremos del mundo conocido, al oeste Hispania y al sur Pharos (Alexandria). Como Hiparco fue el más importante astrónomo de la época, es posible que ese científico sea quien pensó el complicado mecanismo del instrumento.